domingo, 19 de febrero de 2012

Enemigos al acecho


Ante la proximidad de la llegada de la primavera, y una vez realizadas las labores del suelo, empezamos a poner el plantel en el huerto y con ellos los caracoles y babosas comienzan a aparecer llamados por tan tiernos bocados.
Es a partir de estos momentos cuando tenemos que emplear todas nuestras tácticas para mantener a nuestros insistentes enemigos alejados. La cosa ademas se nos complica para los que no queremos utilizar la guerra química, utilizada tan a la ligera por gran numero de cultivadores.
Un truco que me contaron de mano de aldeanos de la zona, y que tendré que poner en practica para ver los resultados es acolchar las coles y repollos con felechos (helechos). Por probar, no se pierde nada.
Otra estrategia es aprovecharse de que los caracoles son muy sibaritas, hay plantas a las que no se acercan y crear barreras con dichas plantas poniendo entre estas las mas propensas a ser atacadas, por ejemplo poner las lechugas entre los tomates.
Incluso me he comprado unos sobres de semillas de flores, en una cadena de supermercados alemana, que ademas de dar color a nuestro huerto actúan como una barrera anti-caracoles.
A ver si somos capaces de minimizar daños combinando estrategias.

2 comentarios:

Toni dijo...

¿¿Que flores son?? Yo cada dia retiro mas caracoles a mano y no paran de replicarse!!! es horrible esta batalla.

Xicu dijo...

No te puedo decir de que se compone la mezcla. Puesto que no da la información en el sobre pero están saliendo, hay amapolas y otras que aun no puedo identificar pero ya te iré diciendo.

Publicar un comentario