miércoles, 18 de diciembre de 2013

El Yacón, otro hermano pobre de la patata

A pesar de que hubo intento de introducción de este tubérculo, que hoy nos ocupa, no supo convencer. En 1850 fue Hugh dÁlgeron Weddel quien trajo del Perú, pero aún con su extraordinaria presencia, mucho mayor de tamaño que otros tubérculos andinos y su alto rendimiento, no fue capaz de instalarse en el Viejo Continente. El yacón (Smallanthus sonchifolius) es un tubérculo cultivado en las zonas cálidas y templadas de la Cordillera de los Andes,por su textura crujiente y sabor dulce.  Pariente del girasol y el tupinambo.
Posee prebióticos y se cree tiene un efecto favorable en la flora intestinal; su raíz posee vitaminas B1, B y C y está compuesta mayormente de agua y oligofructanos. Las raíces comestibles contienen inulina, un azúcar no digerible, lo que significa que aunque tienen un sabor dulce, estas azúcares no son asimiladas al metabolismo humano. Es por esto que las raíces pueden ser consumidas y utilizadas para el tratamiento del colesterol y la diabetes, utilizandose cada vez más como prebiótico y edulcorante.

Las plantas de yacón pueden crecer hasta los 1,5 a 2 m en altura, aunque en algunas ocasiones puede superar ese tamaño; esta planta perenne produce flores pequeñas, amarillas y discretas al final de la temporada de crecimiento. A diferencia de otros vegetales de raíz domesticados por los incas como el olluco o la oca, el yacón no es sensible a los fotoperiodos, y puede producir una cosecha comercial en los trópicos. Estas plantas producen dos tipos de raíces: raíces de propagación y raíces de reserva o almacenamiento. Las raíces de propagación crecen junto bajo la superficie del suelo y producen nuevas yemas, que llegarán a ser las partes aéreas al año próximo. Estas raíces se parecen al tupinambo. Las raíces de almacenamiento son grandes y comestibles con tubérulos que pueden llegar a pesar hasta 1 kg o algo más.

El yacón puede cultivarse fácilmente en el jardín de casa, tolerando climas templados con ligeras heladas. Prefiere un suelo con tierra mullida y fértil. Durante el cultivo sus raíces precisan mucha agua.

Se planta en primavera fuera de la época de heladas, propagándose por raíces o rizomas. Las raíces de propagación con yemas, pueden plantarse en un bancal en la primavera temprana, cerca de la última helada, A pesar de que las partes aéreas son dañadas por la helada, las raíces no. Un pequeño aporcado un mes después de la plantación, ayudara aun mejor anclaje de la planta y a mantener mas frescas las raíces.


El yacón crece vigorosamente de manera similar al topinambur (Helianthus tuberosus). Agradece una buena fertilización que se traducirá en un mayor crecimiento y producción. Por lo demás no tendremos grandes complicaciones durante su cultivo, siempre y cuando vigilemos que no se sequen las raíces.
Después de las primeras heladas las partes aéreas morirán y las plantas están listas para la cosecha. Es generalmente mejor dejar algunas raíces en la tierra para su auto propagación en la siguiente primavera. Según algunos investigadores, los extractos foliares de yacón tienen la capacidad de aumentar los niveles de insulina en sangre y consecuentemente reducir los niveles de glucosa. Ademas de servirnos como alimento, este hermano pobre de la patata podria tener beneficiosos efectos sobre la salud.
Os animo a probar con su cultivo, yo acabo de adquirir tubérculos para su plantación en la tienda on line Fito Agrícola para su siembra esta temporada. Me parece que su cultivo promete, ya iremos hablando.


2 comentarios:

La Huertina De Toni dijo...

Esta es la hortaliza de la que me hablabas, muy interesante!!! oye como puedo ponerme en contacto privado contigo?

Xicu dijo...

Te envío el correo si me dices don de o pídeles a las chicas de mis herramientas el teléfono y dirección. Por no publicarlo.

Publicar un comentario