miércoles, 27 de febrero de 2013

El ruibarbo



Esta semana por fin he conseguido una planta que tenia muchas ganas de tener en mi huerto, gracias a las chicas de Mis herramientas de jardín que me han regalado una corona de dicha planta traída del botánico de Kew. La variedad de ruibarbo (Rheum rhaponticum) que me han traído es la "Timperley Early".

El origen del ruibarbo no se encuentra bien definido, los expedientes más tempranos datan
de 2700 A.C. en China en donde el ruibarbo fue cultivado para propósitos medicinales
debido a sus calidades purgativas, las especies oficinalis son las que proceden de China (Rheum palmatum y Rheum officinali). En Europa las especies que se conocen son Rheum rhaponticum y rheum emodi. También se toma como referencia su origen en Siberia y el Sudeste de Rusia.

No fue hasta el siglo XVII en que el ruibarbo fue producido con propósitos culinarios en
Inglaterra y llevado a América.  Tambien es muy cultivada en los países nórdicos.

El ruibarbo a menudo se confunde con una hortaliza de fruta, pero es realmente un pariente
cercano del alforfón del jardín, y es por lo tanto un miembro de la familia vegetal. El
ruibarbo es rico en vitamina C y fibra dietética, es una especie herbácea perenne que puede
llegar a medir hasta 3 metros de altura.


El órgano de consumo lo constituyen los prominentes pecíolos de las hojas. Estos son de un largo variable entre 30 y 75 cm y un grosor de 2 a 5 cm, de sección semicircular, y presentan epidermis rojiza a roja e interior color verde a rojizo. La composición nutritiva es similar a otras hortalizas, con alto contenido de agua y bajo contenido calórico, sin que se destaque por ningún componente habitual. Los pecíolos, que son ácidos y fibrosos, se usan cocidos en sopas, dulces y pasteles; de allí que se conozca también como "pie plant" en inglés. También se le utiliza para la producción de vino de ruibarbo. Pero sus hojas son tóxicas debido al contenido de ácido oxálico.

Se puede cultivar en invernadero y al aire libre. Requiere tierra bien abonada que no se encharque y una exposición soleada. Se reproduce por semillas y por división de la raíz. Las plantas que se trasplanten al exterior, se les debe proteger, en invierno, de las heladas cubriéndolas con paja seca y compost, al igual que las alcachofas. Agradece los abonos en forma orgánica en primavera. Sus principales enemigos son caracoles y babosas.

1 comentario:

cruz tolosa dijo...

Mi ruibarbo crece adecuadamente a pesar del mal tiempo.

Publicar un comentario