martes, 14 de enero de 2014

Sembrar perejil



El perejil es una hierba aromática muy utilizada en la cocina, así que ¿qué mejor que cultivarla nosotros mismos y tenerla siempre en casa?

Nuestro perejil siempre tendrá más sabor que el comprado, porque podremos cortarla justo en el momento en que nos haga falta, y no se nos estropeará en la nevera. Con una maceta, un poco de tierra, unas semillas, regarla con frecuencia y unas buenas dosis de sol, podremos cultivar perejil de manera rápida y sencilla. Para que puedas disfrutar tu también del perejil casero, te contamos cómo plantar perejil en casa.

A pesar de lo exagerado de un antiguo refrán que decía que se puede reconocer a un buen jardinero, si ha tenido éxito en la siembra del perejil, si es verdad que es una planta con una germinación muy lenta y con un caprichoso punto de germinabilidad de sus semillas. Esta probado que las semillas viejas germinan mejor que las frescas. Pero dejemos a un lado nuestros prejuicios y con toda tranquilidad pongámonos a sembrar.
Esta especie vegetal necesita suelos frescos, ricos en humus y bien drenados. Por lo tanto a la hora de preparar el terreno para la siembra trabajaremos una capa superficial, desmenuzando la tierra y añadiendo compost que mezclaremos con al misma con la ayuda de un rastrillo. Si la tierra es compacta y arcillosa  deberemos mejorar su estructura añadiendo arena y turba, para facilitar el desarrollo de las plántulas.
Otro truco para mejorar la germinación de las semillas es ponerlas a remojo en agua tibia durante la noche anterior a la siembra. Los tegumentos de las semillas de perejil son coriáceos y un remojo previo permite acelerar el proceso de germinación.
Deberemos regar la siembra de perejil con frecuencia, pero prestando atención para que no quede encharcada ya que podría podrirse o aparecer hongos. Por lo que es conveniente un riego frecuente pero en pocas cantidades para hacer brotar las semillas.
El sembrar esta aromática en los días indicados para las plantas de hoja también aumenta el numero de plantas nacidas y con una entrada en flor mas lenta cuando es adulta, según mi propia experiencia.
Algunas personas recuren al pre-germinado antes de la siembra, que consiste en hacer germinar las semillas antes en casa con  un germinador y con temperaturas mas altas, plantándolas en tierra una vez germinadas.
Por lo demás esta especie tiene pocos problemas y una vez crecida su cultivo es sencillo. Aunque deberemos vigilar los ataques de caracoles y babosas.
Como esta son muchas las plantas culinarias que podemos cultivar nosotros mismos, aunque esta sea una de las mas utilizadas. Si os interesa ampliar conocimientos sobre el cultivo ecológico de hierbas y especias, el próximo jueves  16 organizamos un curso en Gijón de 19 a 21h.

1 comentario:

Micaela dijo...

Hola Xicu ¡
para mi también tiene sentido la idea de que el perejil tiene una germinación caprichosa. Cultivé mis primeras plantas en plena cara sur de mi jardín hace años. Se han resembrado espontáneamente en esta zona, pero el aspecto de las plantas siempre ha sido mas bién raquítico. En cambio y a diferencia de la mayoría de las aromáticas, han germinado plantas en la cara norte, a bastantes metros de distancia de las plantas iniciales, ahí crecen cada año unas plantas lozanas y ahí lo busco cuando necesito perejil en mi cocina...

Publicar un comentario